Recomendaciones


(01) 'Sobre las proposiciones formalmente indecidibles de los Principia Mathematica y sistemas afines', de Kurt F. Gödel

(02) La creatividad surge de razonar diferente y hallar absurdos, de repensar éstos y brindarles coherencia.

(03) Hackear es experimentar con las limitaciones de la sabiduría convencional, y aprender algo más en su lugar.

martes, 24 de diciembre de 2013

REFERENCIA A LO INEXPRESABLE



[...] le habló del destino levítico del sánscrito, de la posibilidad científica de ver el futuro transparentado en el tiempo como se ve a contraluz lo escrito en el reverso de un papel, de la necesidad de cifrar las predicciones para que no se derrotaran a sí mismas [...]

Gabriel García Márquez
Cien años de soledad.


Queriendo describir aquello que no existe, se intuiría que eso no debería tener propiedades. La roca existe y es dura: tanto existir como ser dura son sus propiedades. Es lo que puede decirse de ella. Sin embargo, si no existe aquello inexistente, ¿por qué habría de tener propiedades? No obstante, parece que aun lo inexistente tiene por propiedad no existir y, en tal caso, el no tener propiedades. Entonces la paradoja radica en un paradigma: en haber asumido que tener propiedades y existir se daban de forma intrínseca.
 
Si asumimos lo contrario, que tanto lo existente como inexistente, y más aún todo lo expresable, alguna propiedad presentan, que alguna forma de describirlo tengan, no hay tal contradicción. Por este motivo la Lógica es suficiente, nada le falta: puede expresar tanto lo falso como lo verdadero. Pero siguiendo sus reglas y posibilidades, lo falso sólo conlleva falsedades, y lo aparentemente verdadero quizá a explicar algunas pocas certezas.

Finalizando la voltereta sobre lo que para razonar se necesita, tómense todas las palabras, incluso las que en los diccionarios su definición no encuentra respuesta. Como todas las frases comprensibles que formen pueden ser negadas, se tienen todas las frases posibles, sean verdaderas o falsas. Si una frase con las que se juega a pensar no es ni verdadera ni falsa, entonces no significa nada. Incluso el «¡Ah!» ante lo impresionante puede negarse a través del «¡Ah!» de la decepción.
 
Y las palabras pueden hacer referencia a lo inexpresable. Pero como tal objeto sin frases no debería tenerlas aunadas y, por el contrario, se encuentra ahora marcado por estas líneas, se intuye que éste no existe y, como se inscribió al principio, el poder escribir y describir las «cosas» es cuestión aparte, perteneciendo a una Lógica completa. 

24 de Diciembre de 2013

[Esta entrada participa en la VIII Edición del Carnaval de Humanidades alojado por @MartaMachoS en el blog ZTFNews.org]


No hay comentarios:

Publicar un comentario