Teorema de incompletitud de Gödel


Kurt F. Gödel, en «Sobre las proposiciones formalmente indecidibles de los Principia Mathematica y sistemas afines» [paráfrasis]:

«Existen argumentos lógicos imposibles de ser deducidos verdaderos o falsos; entre ellos, la coherencia de dichos razonamientos.»

La existencia verdadera o falsa de algo (por ejemplo, las piedras; al contrario, las hadas), no implica que la misma sea demostrable así, ni que deba o no tenerse fe en cualquiera de estas posibilidades.

·

La creatividad surge de hallar –pensando diferente del resto– ideas absurdas, para así nuevamente pensarlas y darles coherencia.

Ahí la importancia de la Lógica: porque sólo con ella es posible tanto hallar los absurdos como obtener la coherencia.

·

martes, 15 de abril de 2014

RELACIÓN DE AFINIDAD

De Alfredo Salvador C. García
Ciudad de México


Ser afín o no con algo como se ha definido en el sistema de afinidad individual (AF) está marcado por ejercicio, eventualidad, verificación y en general por medio de proposiciones lógicas adecuadas con el modelo propuesto. Se trata con el principio de cientificidad (PC) dadas ciertas valoraciones válidas. Es simple tratar con estos conceptos porque expresiones como admitir malo, no percatarse, no estar de acuerdo, etc., se corresponden biunívocamente con las negaciones de las ya determinadas.

No hay evidencia al momento de valoraciones que muestren la afinidad (sin negación) como premisa de una implicación. Se halla el caso particular con la doble implicación en el axioma 4, pero ningún caso como lo propuesto. El teorema A no la restringiría como premisa y a pesar de ello la evidencia no la coloca allí. El esquema de confrontación es el claro ejemplo de que el ejercicio no depende de la afinidad como premisa. La afinidad queda en este esquema como expresión cuya consistencia debe ser validada y evaluada por medio de alguna valoración válida para el modelo.

La verificación por otra parte tampoco es el acceso a la afinidad porque está supeditada al ejercicio por el axioma 3. Al parecer ninguna relación tiene a la afinidad como premisa. La afinidad, a reserva de nueva evidencia, se conjetura como la relación que siempre se ha de hallar posterior a la premisa en una implicación dada. Parece que la afinidad, queda sometida a las valoraciones empleadas.

La cuestión es entonces, hallar la causa de que ciertas relaciones de afinidad sean admitidas con mayor facilidad que otras. Cuando la comunicación se efectúa, se expresan las relaciones de afinidad entre las relaciones de ejercicio y verificación, además de aquellas sujetas a otros modelos y sistemas. Las personas se procuran de las relaciones de afinidad y dan mayor relevancia a unas que a otras. El científico prioriza expresiones basadas en el PC, el religioso católico prioriza las del sistema DS (Duns Scoto), otros ni unas ni otras.

Si se ha conjeturado que la relación de afinidad no es crucial para describir el ejercicio, la verificación o cualquier relación de AF, entonces la cuestión no es fácil de ser resuelta. La siguiente propuesta es la que, por el momento, se muestra como más factible para explicar lo anterior dada la evidencia: en el esquema de confrontación se requiere de una fórmula no negada de afinidad (en la negociación). Para hallarla, en ocasiones es necesario prestar atención a ciertas fórmulas que quizá puedan hallarse consistentes dadas la valoración del esquema y la etapa de depresión.

Queda supuesto que el esquema de necedad no puede resolverse, en parte, por esta falta de atención. La última situación que quedaría para reforzar y teorizar correctamente esta conjetura en un teorema es hallar si la relación de afinidad como premisa de una implicación generaría alguna contradicción.

12 de Enero de 2012
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario